Sistemas dunares, paisajes de leyenda
12 de Julio 2022
Sistema dunar
Texto
Diego Rodríguez
Fotos
Editorial MIC

Fantasmas ingleses, terremotos históricos, ruinas enterradas en la arena, ecos de naufragios, historia del cine… A menudo ignoradas y no reconocidas por su importante labor de preservación ecológica, las dunas del litoral español esconden parajes de leyenda.

Solo un 6 % del territorio español está ocupado por desiertos, pero su litoral cuenta con más de tres mil kilómetros de ecosistemas dunares costeros. Estas acumulaciones de arena –que pueden tener miles de años– cumplen un rol fundamental en la conservación de las playas, con las que se retroalimentan según sople el viento. Además impiden que la salinidad y la arena se internen tierra adentro, ayudan a prevenir la erosión causada por tormentas y huracanes, filtran el agua de lluvia hacia el subsuelo y regulan la hidrodinámica de los estuarios, marismas y lagunas litorales, que deben su existencia a las dunas que los protegen.

 

 Sistema dunar

 

Su preservación no solo es importante desde un punto de vista medioambiental: la desaparición de las dunas puede causar inundaciones, mareas extraordinarias, daños importantes en las edificaciones en primera línea de costa e incluso la desaparición de las playas.

«Si los cordones de dunas son alterados o eliminados», explica Jorge Olcina, catedrático de análisis geográfico, «las playas pierden su alimentación natural y entran en procesos de pérdida progresiva de arenas que deberán compensarse con regulares aportaciones artificiales que tendrán un coste económico».

Además, las dunas son un lugar perfecto para una excursión diferente en la que sentirte como un explorador de película, practicar senderismo o descubrir rincones llenos de secretos. Siempre con uno de nuestros Paradores a mano para reponerte de la aventura.

 

Sistema dunar de Maspalomas (Gran Canaria)

Sus 400 hectáreas engloban una excelente playa, un campo de dunas vivas de arena orgánica, un bosque de palmeras y una laguna salobre. Esta mezcla de desierto y oasis, probablemente formada como consecuencia del terremoto de Lisboa de 1755 y el posterior tsunami, se encuentra en la costa del extremo sur de Gran Canaria.

 

Duna de Bolonia (Cádiz)

En la provincia de Cádiz, a 23 km de Tarifa. Se trata de una acumulación de arena de 30 metros de altura, creada gracias a los fuertes vientos de levante que se producen en esta zona y que impactan con el final de la ensenada de Bolonia. Es uno de los parajes menos influenciados por la presencia humana de la costa de Cádiz. Además, junto a la duna pueden visitarse las ruinas de Baelo Claudia, una de las ciudades romanas mejor conservadas de España gracias a haber pasado siglos protegida por la arena. Por si esto fuera poco, tanto Bolonia como la cercana Valdevaqueros son una de las mecas mundiales del windsurf y el kite.

 

 Playa de Bolonia

 

Dunas de Doñana (Huelva)

Con dos rutas fáciles de menos de una hora que parten de Matalascañas, el Parque Nacional de Doñana permite visitar un sistema de dunas fijas y otro de dunas móviles. Aunque la presencia de dunas es continua en el litoral de Huelva y Cádiz, quizá la formación dunar más impresionante sea esta, entre la localidad onubense y la desembocadura del Guadalquivir.

 

Dunas de Cabo de Gata (Almería)

Escenario de películas como Lawrence de Arabia, La historia interminable o Indiana Jones y la última cruzada, el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar alberga numerosos sistemas dunares y playas increíbles. Destacan las formaciones de la playa de Los Genoveses, la gran duna rampante de Mónsul o las dunas fósiles –formadas hace 200.000 años– en Los Escullos.

 

 Dunas de Cabo de Gata

 

Duna de Monte Branco (A Coruña)

La tercera duna más alta de Europa –la primera, también llamada Monte Branco, está a 40 kilómetros en Ponteceso– se encuentra en la playa Do Trece entre Arou y Camariñas, en el ecuador del Camiño dos Faros da Costa da Morte. En medio de un paisaje virgen de calas de arena blanca, cantos rodados y densa vegetación, el lugar está rodeado de leyendas. A finales del siglo XIX tres barcos ingleses naufragaron en Punta do Boi y sus tripulaciones fueron enterradas aquí. Cuentan que desde lo alto del Monte Branco, si cierras los ojos, aun puedes escuchar sus voces vagando por la zona.

 

+++PARADORES PRÓXIMOS+++

Parador de Cruz de Tejeda (Gran Canaria)

A 50 km de las dunas de Maspalomas y con una situación estratégica en el centro de la isla, el Parador cuenta con unas vistas inigualables junto a los espacios Sagrados de las Montañas de Gran Canaria, declaradas en 2019 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

 

 Cruz de Tejeda

 

Parador de Cádiz

A una hora de Bolonia –y con paradas inescapables por el camino como El Palmar, Vejer o Conil– el Parador de Cádiz es una joya de la arquitectura moderna con impresionantes vistas a la bahía y a la playa de La Caleta, situada a un paso del hotel.

 

 Parador de Cádiz

 

Parador de Mazagón

Situado entre playas vírgenes y las dunas en pleno parque de Doñana, el Parador es un lugar privilegiado para disfrutar de la naturaleza, de las azules aguas del Atlántico y de inolvidables atardeceres.

 

 Parador de Mazagón

 

Parador de Mojácar

A 50 km del Parque del Cabo de Gata, este fastuoso Parador cuenta con piscina exterior, gimnasio con sauna y salas de masaje. Mojácar es un lugar perfecto para disfrutar de la naturaleza y de playas tranquilas durante todo el año.

 

 Parador de Mojácar

 

Parador de Costa da Morte

En Muxía, a 25 km de la duna de Monte Branco, el Parador se emplaza junto a la bella Praia de Lourido en un edificio de nueva planta y arquitectura contemporánea con espectaculares vistas al mar. 

Costa da Morte

 

 Elige tu Parador y reserva